miércoles, 18 de septiembre de 2013

2:41

Hay momentos en los que el frío
se hace huella o rincón,
amaneciendo en mitad de la cama

Noches en las que es más difícil
suponer las estrellas( en el caso de que existan)
y una luna fugitiva se afianza
a otro cielo más perfecto,
sin gatos, ni soledades tan humanas
como las nuestras

En horas como esas escribo,
agarrado a la posibilidad
de un amanecer que me distancie
de la herida irreversible del silencio
que amenaza con partirme la  razón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada