viernes, 24 de diciembre de 2010

Instant Clarity.


Despiertan las comas,
separando números,
que no aguantan las cuentas,
de tu ombligo alrededor.

Y en torno a los salientes de ti,
enrollo poemas de dedos,
que detengan el tiempo en tu carne,
que desoigan los limites cuerdos.

Y loco de remate,
me da por entregarme,
a cuerpo sin trabas,
a labio despierto.

Y que vendrá después,
no sé,
quizás un sábado alado,
o un motivo entre almohadas,
o tu mirada,
o una utopía a nuestra medida.

O una nueva melodía,
que alcance cien labios,
dos siglos,
o tus cuatro manos.

El tiempo, el viento y los espejos,
no tienen relojes,
que empuñarnos.

Bocas libres de entorno,
ojos de un sólo retorno,
nosotros.

Vienes,
vengo,
y los años remueven portales,
que no salen de su asombro.

Sólo volamos.
Libres de todo.
Amando a cada lado de nosotros.

domingo, 12 de diciembre de 2010

Rompiendo Cadenas.

Las manos juntas.
Como dos ruegos en uno.
El gesto fruncido.

La lengua sin savia.
Las ropas sin alma.

Sólo.

Ríen los Dioses.
Ignorando el peligro.
De arrinconar a Perseo.

Que indomable, vomita.
Motivos de sobra.
Para arrancar a gritos,
las voces que callan.

Respira la tierra.
Mientras se recupera el canto contiguo.
De los hombres.
Que la pueblan.


Epílogo:

De Perseo estamos llenos.
Es nuestra llama.
La que nos condena y nos apaga.
Por mas que las voces delirantes.
De poder.
Nos hagan sentir miedo de "algo".
Desenfocando nuestras pupilas.

No.

No hay mitin posible, ni misa mediante.
Ni Entente Cordiale.
Ni falsa modestia.
Ni pan, ni circo.
Ni demonios malvados.


Nadie puede modelarnos.

Somos nosotros.

Somos HUMANOS.

Ausencia.

Duele.
Como todos los puñales.


Enlace perdido.
Horizonte cautivo.
De mil bocas atadas.


Humilde.
Llega y abarca.
Parcela a parcela.

Los rincones del alba.

Usurpando del alma las voces.
Que perdidas caen por el hueco.
De la escalera desahuciada.


Cuando el mundo es la punta.
Del alfiler opaco.
Y no hay mas contagio.
Que ella.


Mata princesas.
Con su lengua nefasta.
Borra los nombres de las pizarras.


Apropiándose a herida.
De la única salida.
Sin rastro de sangre.


Amante exclusiva.
De amores insanos.
Está su boca llena.


Rémora de vientres.
Colecciona los nombres.
Que no tiene.

lunes, 6 de diciembre de 2010

Aire.


Libertad imperecedera.
De tu piel están mecidas.
Todas las esquinas.

Tus manos amables.
Elevan altares.
De sueños.

Otorgando alas.
A quien se deja abrazar por tu aliento.

Destino de todo.
Amante en silencio.
De todas tus bocas.

Abrigo de ojos.
Impulsor de notas.
La música te debe su viaje.


La vida se multiplica desde tu memoria.

domingo, 5 de diciembre de 2010

Tierra.


Enredadera.
Raíz de manos.
Perfume de piernas.

Meta del cielo.
Constante distante.
Del núcleo de lava.
Que cada día muere.

Para volver a nacer.

Ombligo del deseo.
Horizonte sempiterno.
Que cada día propaga su ser.

Por mas que el hombre quiera.
Plantar su huella.
Fijando cadenas que sólo le atan a él.

La tierra es libre.
Siempre lo fue.
Nada ni nadie, podrá.
Apropiarse de su piel.

jueves, 2 de diciembre de 2010

Fuego.


Fóllame.

Entra en mi.
Abre mis venas.
Repite mi nombre.

Muerde por donde puedas.
En esta orilla.
Tan tuya.

Gira mi cielo.
Pelea mi cuello.
Con el viento que venga.

Descarga tu alma en mi ombligo.
En cada resuello.
En cada latido.

Corona mis pezones.
Cúspides de labio.
Que ya no equilibra.

Solo despierta, delira y puebla.
Cada rincón de mis anclajes.
Cada vestigio de todos los mensajes.

Que tu piel concreta.
Entre mis piernas.

Fóllame.

Que quiero entregarme.
Antes de que la noche me robe.
El último suspiro.

miércoles, 1 de diciembre de 2010

Agua.


Sueño.
Libertad.
Como si las palmas de mis manos.
Pudieran.
Alcanzar el cielo.
Sin brazos.


Enfoco.
Sin ojos.
No los necesito.
Para señalar a desborde.
Lo que a certeza de vida.

Suspiro.


Respiro.
Cada partícula.
Como si el espacio fuera un efluvio de soles.


Sin temores.
Paladeo.
Cada labio de mi labio.
Cada cuerpo de mi centro.
Cada melodía de pupilas.

Acaricio.
La superficie de esferas.
La piel de dentro de las fronteras.
Donde los círculos despiertan.

A la vida.

martes, 30 de noviembre de 2010

Semillas de Luna y Sol II

Semillas de Luna V:


Las hadas cuando nadan.
Los sueños del fondo del lago.
Sacan a la superficie.


Semillas de Luna VI:


Luna entera.
Que por mas que quiera.
El sol no alcanza.
A tocar.
O eso piensan las nubes.
Que no saben la verdad.



Semillas de Luna VII:


Entre las lunas y soles.
Hay historias contadas.
Canciones cantadas.
Perfiles de sueños.
Acordes de madrugadas.



Semillas de Luna VIII:


La oscuridad existe desde la luz.
Desde ti, desde mí.
Desde aquí.
Hasta allí.
Tan sólo hay que crear.
Para destronar.
Los fantasmas.
Que quieren quedarse.
Que quieren matar.


Semillas de Luna IX:


La necesidad de magia.
Es la sabia elegancia.
De tu verso.
Y de la madre naturaleza.
Que le da alimento.



Semillas de Luna X:


Los hombres mágicos miran al cielo.
Esperando la lluvia de versos.
Los descartes del cielo.
Los reflejos de luna en los espejos.
El viento del este.
Que viene corriendo.
Trayendo noticias de tu pelo.
De los acordes del arpa.
De esta tarde de magia.
De ausencia de los relojes.
De aromas de lucero.
De cielo.

lunes, 29 de noviembre de 2010

Semillas de Luna y sol I.

Semillas de Luna I:

Notas agudas.

Cristales de pinturas.

De madrugada.

Cuando la luna.

Crea, canta y sueña.

Y las flores se alimentan.

De los labios de la luna.


Semillas de Luna II:


Circula por la altura.

Que es tu hermosura.

Abajo quedan los amantes.

Tan distantes.

Sin tu fuego.

Ni tú entrega.

Sin tu miedo.

Se esperan.

No se liberan.

Porque tú vuelas.

Entera.


Semillas de Luna III:


Los juegos de los niños.

Son alimentos de versos.

Que son pan para el día.

Y besos de noche.


Semillas de Luna IV:


Entonces ya sé el desembarco.

De mis locuras.

Tan enteras.

Tan mayúsculas.

A que se debe.

A la fruta del árbol.

Que robé descalzo.

Desde mi ventana.

Que es hermana.

De tu pelo.

De tu verso.

Y de tu estrella.

Que es tu mensajera.

sábado, 27 de noviembre de 2010

Spirit.

Ausencia.
De tiempo, de sangre, de venas.


El universo es un bucle expandido.
Sin forma definida.
Lleno de portales de voces.
De todas las épocas.

Tarda en asumir.
Que su cuerpo es memoria de piedra.
Y su alma encerrada.

Lucha por salir.

Lejos, como un rumor de avispas.
Se oyen voces humanas.

Pasan unos siglos quizás.
Y advierte.
Que no hay lapida presente.
Que pueda encerrar.

Sus ansias de contacto.

El encierro es una sensación humana.
Pero el, ya no es.

Eso le libera.

Se acerca.
Atraído por un rastro llamativo.


"Vamos, Pancho.
Este perro es tonto."

Tira del collar.
Impulsado por el miedo.
De observar.
A su perro parado.

No huele.
No ladra.
No se mueve.

Sólo enfoca.
Como advirtiendo algo.
Que no es...

viernes, 26 de noviembre de 2010

Rescate.


Déjame que te cuente.
A pesar de tu edad.
Ya sé que no sabes de historias.
Desde tu atalaya cibernética.

Dónde los mitos son vidas extra.
Y los caballeros no rescatan a princesas.
Si acaso disparan balas de verdad.

Cierra los ojos.
Al principio sólo habrá oscuridad.
No me culpes.
No puedo imaginar por ti.

Pero si respiras profundo.
Quizás la magia vuelva a surgir.

Déjame la palma de tu mano.
¿Sientes la piedra?
Libera fronteras.
Olvida el mando de la televisión.

Vuela.

Respira el mundo.
Siente el aire.
Enfoca un cuento.

El tuyo.

Abre las páginas olvidadas.
Que se escribieron para ti.
Comparte el sentir.

Momo, Bilbo, Atreyu.
Compañeros de aventuras.
De tu nueva alma.
Sin ataduras.

¿Sientes el cosquilleo?
Se van rompiendo los muros de contención.
De tu mundo alrededor.

Corre.
Devuelve la pelota.
Cae de rodillas.
Aprendiendo a montar bicicletas de verdad.

Que se enteren los mayores.
Que nada te lastra.
Que nada te encierra.

Todo es posible.
Desde ti.

jueves, 25 de noviembre de 2010

Female.

A pesar de las pestañas.
De los párpados captores.
A ti te sobran las razones.

Para soltar amarras de pupilas.
Y contener al mundo.
En dos pulsos.

Los tuyos.

Por eso al cielo le sobra una frente.
Que te dedica en exclusiva.
Cada día.

Y si no fuese suficiente.
Con un tiempo presente.
El viento viene recordando.

Aromas de tierra.
Desde tus caderas.

Mujer emblema.
Madre, amante y abuela.
Compañera de sangre.
Idioma sin fronteras.


Tantas vidas creaste.
Que ya ni la muerte.
Puede hacer cruces contigo.


Por mas que sigan existiendo verdugos.
Que te sometan a tiempo y herida.
Siempre serán impotentes.
Porque a ti te deben la vida.

miércoles, 24 de noviembre de 2010

Nevermind.

A veces se pregunta
en que momento nació
ese agujero negro en el pecho.

Quizás era anterior a ese cuerpo.
La mente juega a hacer conjeturas,
pero no encuentra respuestas.

No importa si hace sol,
si la felicidad se acerca por las aceras,
si es invierno o primavera.

Con lo fácil que es sangrar.

Si el mundo se redujera a eso.
A sangre y sal.
Semen y cielo.

Pero no.

Como formando parte de un juego
se le escapa el cuerpo,
en ese momento
en  que el centro de gravedad,
juega con los bordillos.

Las farolas son espiritus errantes
de una vida que no llega a ser muerte,
de una muerte que nunca gana la partida.


"Mátame"
Suplica Kurt Cobain
a un cielo desnudo de bocas.

Tan inmenso.
Tan espejo.
Que ya no sabe quién es quién
en este juego de sombras.

domingo, 21 de noviembre de 2010

Amo ergo sum.

Fugaz.
Como un beso de portales.

Aunque te sientas joven.
Recién nacidas tus alas.
Ya estás cayendo.

Desde el origen del tiempo.

La vida es.
"Lo que te envuelve."
Susurra la muerte.

Y es el final.
Del camino sin pauta.
El que marca la linea.

La fe es un dragón en vuelo.
Los sueños, colchones de lineas.
Que conforman los cuentos.

Y tu, y yo.
Estamos dentro.
Emblemas de ombligo, nosotros.

Por eso la muerte no abarca mi labio.
Cuando te llamo.
Por eso la vida no acota mi sangre.
Cuando te amo.

sábado, 20 de noviembre de 2010

労働組合


Arde la corteza.
De este hombre.
Que se quema.

La piel debajo de la piel.
Se sincera.
Mientras las pupilas ruedan.

Vida abajo de portales.
De tiempo remendado.
Cuando sólo hay un fluido.

El de tus labios.

Que destapan pozos de mi pecho.
Sembrando el deseo en mis pupilas.
Desabrigando de limites tu cuerpo.

Me sientes dentro.
Cuando sólo se propaga tu aliento.
Que es pregunta y es respuesta.

De todo lo que importa en ese instante.

En que sólo hay un camino.
Cóncavo y convexo.
De pieles que se suman.

De almas que se encuentran.

Hatsuyume.


No te lances al vacío.

No hay telaraña de virtudes.
Ni cielo de razones.
No hay paracaidista de emociones.

Ni rayo de sol que te apoye.
No hay flanco sin piedras.
Ni mar que te quiera.

No hay suela hecha a tu medida.
Ni bandera que te diga.
De dónde eres tú...

Quimera.

Pero si me enfocas.
Si tu cascada de cristal.
Me encuentra.

Yo te libero mis venas.
Entra en mí , como una enredadera.
Ocupando mis manos.

Haciendo tuyas mis piernas.

Yo te presto mi canto.
Mi frente libre de cargos.
Mis cuencas.

Que quiero estrenar ojos de Fénix.

Y domar las bestias sin cuerpo.
Que aturden el vuelo del hombre.
Que someten a las nubes de momento.

Vomitando en los hombros.
Haciendo mas grande la mancha.
De esta humanidad, cegada.

Quiero ser tu mejor ensayo.
Tu vuelo de reconocimiento.
Que queda mucho por soñar.


Y somos muchos los sueños.

jueves, 18 de noviembre de 2010

Número primo.


Diferente.

El chico se late diferente.
Desde la punta del pelo.
Hasta el dedo.

No lee los periódicos.

Dejó de interesarle la actualidad masticada.
Su poso es un poco de libros.
Y una mezcla de su cabeza.
Pariendo razonamientos cada momento.

Su prisma es una imagen múltiple.
Una suerte de pentagrama de música y sangre.
De historias superpuestas.

Siempre caminando al borde de la locura.

A veces le duele el pecho.
¿Será una enfermedad congénita?
O la certeza de carne de cañón.
De cromosoma inédito.

Es tan extraño el mundo a su alrededor.

Que algunas tardes se entrega.
Entre presiones de un corazón emergente.
Que quiere saltar hacia afuera.

Tantas preguntas sin respuesta.

A veces se siente mascara.
O sombra chinesca.
O portal sin acera.
Le sobran las palabras.
Porque no hay idioma posible.
Ni karma caliente.
Que serene su muerte.

La vida es un parque temático.
Y él es tan real.
Que se rompe en añicos.

miércoles, 17 de noviembre de 2010

Green.


El cielo se rompe en charcos.
Brota el aliento interminable.
Despejando caminos ocultos.

Mueren las razones a pie de campo.
Sobreviven los rastrojos inauditos.
¿Por qué zozobran las bestias?

Alicia es víctima de su espejo.
Peter Pan se pierde en las aceras.
¿Quién nos salva ahora?
Dicen las estrellas.

Y a medio camino entre colinas.
Planta su bandera la muerte.
Ya ni los pájaros pueden soplar su alma.
A la gente.

Pero como siempre hubo disidentes.
Un grupo de páginas olvidadas se agrupa.
En torno al escriba de manos abiertas.

En su mano derecha la pluma.
En la izquierda la esencia.
De siete mares y un misterio.

El de la vida de truenos.

Suena.
La marca de sangre.
En la página encinta.


Hay esperanza.
Late poesía.

miércoles, 10 de noviembre de 2010

That Night.

Hay un incendio de puertas.
Un remolino de manzanas.
Un puzzle sin mascara.

Una noche de anáforas.
Una espada afilada.
Un eco de elegancia.

Una triste cadena.
Que no muere a fuego.
Que no calza condenas.

Hay un perro que habla.
Un monstruo de seda.
Un piano que vuela.

Hay una copa que olvida.
Un cenicero en los huesos.
Una canción que libera.

Hay un micrófono faro.
Unas caderas bandera.
Un sofá de quimeras.

Hay una guitarra encendida.
Un acorde entre nubes.
Un estribillo de entrega.

Y hay un labio que ocupa.
El espacio de mi.
Que es mi raíz.
En esta noche canalla.
Entre copas, y el recuerdo de tu mirada.

martes, 9 de noviembre de 2010

Inmortal.


Astillas clavadas en la arena.
Gira de lado el astro sin cara.
Sangrando condenas.

Se avivan las venas.

De las mareas de libertad.
Que la emprenden a cañones de espuma.
Contra la puerta.
Cerrada del miedo.

Siete dictadores locos.
Tallan guadañas.
Fraguando portadas de espejos.

Tensan talones los héroes.
Troya grita, olvidando la historia.
La muerte alinea presentes.

"El que tenga garganta que sangre."

Grita.
El hombre a su sombra.
El pueblo a su raza.
El tiempo a su encierro.

Y el demonio sonríe.
Por encima del hombro.
Alimentando desiertos.

No.

"Soy el niño sin piedras.
El azote del cuento.
No me limita la sangre.
Mi cima es el viento.

Vomito gaviotas.
Reescribo canciones.
Abro las manos sin pecho.
Cierro heridas de clavos.

Mis pies son de agua.
Mis delirios de fuego.
Si puedes.
Quiero.
Si quieres.
Te sostengo.

Cuando lleguen los cuervos.
No vueles.
Si no quieres.


Yo los libero."

viernes, 5 de noviembre de 2010

Skin.


Lluvia de dedos refugiados.
En el ocaso de tu cintura.
Remate de locura entre dos fuentes.
Que manando vida.
Hacen cruces a la muerte.

Envite de hermosura colgando.
Labio afuera de tus piernas.
Entrega de savia.
Rumor de hierba fresca.

Relámpago intacto entre dos mares.
De tempestades se visten tus pulsos.
Mientras socava en tus venas este navío.
Sin vela, ni arco previsible.

Sólo el deseo imantado.
De penetrarte a pesar del cielo partido.
Sobre los hombros.

Y te nombro.
A cada final de los finales.
Cuando el cielo eyacula estrellas.

Será que sólo me siento parte de este mundo
En ese momento.
De nosotros.

Delirio.


El cuerno de la luna entre mis labios.
Tímida humedad en el ocaso de mi boca.
Resplandecen tus lados.

Cuando brillando.
Las pupilas de tu sexo.
Expandes glorioso testamento.

Del vórtice de tus caderas en auxilio.
Del incendio de este cuerpo.
Que se consume en la pirotecnia.
De esta danza de la tierra.
Que entregada al delirio de la noche.
Desoxida cadenas ya partidas.

Tus manos sobre cimas apoyadas.
Tu ritmo de cadencia acumulada.
Vomitan siglos nuestros labios.
Cuando sólo existe un grito.
El de la noche, que aulla por nosotros.

miércoles, 3 de noviembre de 2010

Fly Free.


Ícaro se lame las alas
mientras la lluvia de fuego
le roza los hombros

Aprieta los dientes
no hay Dios
que le haga renunciar

En el suelo, dos niños observan
el delirio de un hombre
arrojándose a la diana del sol

No late el temor
en cada válvula de su sueño
tan inmenso
que ni los astros
pueden hacerle renunciar

Crepitan las alas,
cuerpo abajo descienden
sus brazos

Llora la tierra y
el ombligo que es el mar
se ofrece a ser la última morada
de quién desafió todos los límites
del horizonte


.............................


Hay una historia que rueda
a través de todas las edades,
la transmiten los soñadores
que alguna vez detuvieron las pupilas
al borde del mar

Allí, un deseo flota
como un instante de luz

Porque hay quien dice
que cuando acecha la noche
y despunta el primer rayo de luna,
se puede apreciar el destello
de dos alas en el fondo del mar


No murió Ícaro
vive en el sótano de los espejos
volando en su anhelo
de libertad.

martes, 2 de noviembre de 2010

Us.

Postean de incendio cada muro.
Los verbos que habitan las fronteras.
No engañan las carreteras.

Silencian los relojes las deudas.
Hablan de metáforas los labios.
Descartan los diafragmas los diarios.

Recogen las cenizas los demonios.
Recortan las esquinas de unicornios.
Aúpan la cordura a los altares.

Condenan a galeras la locura.
Rueda el mundo carne abajo.
Y yo mientras tanto.
Equilibro los planetas de mi ombligo.
Mientras hago inventario de latidos.


Contigo.

Light.


Volaron las cartas esparcidas.
Entre envites de sueño.
Los arcanos separados.

"¿Quién dijo miedo, hermano?
Susurra la muerte a la vida."

Y en la huida de los cuerpos celestes.
La nada apura los talones.
De quien niega lo oscuro.

Saltando abismos de ruptura.
Heridas de silencio.
Sin armadura.

Así es él.

Muchos nombres lo abarcan.
Pero ninguno lo encierra.
Demasiado grande su esfera.

Mago.

Visionario.
Equilibra los desgastes.
Espíritu entre dos puertas.
Portador de la luz eterna.

No hay cruz, ni cadenas.
Que dobleguen su frente.
Ni demonio hiriente.
Que rasgue su Aura.

Perfil de la naturaleza.
En sus hombros reposa la ciencia.
Su presencia equilibra.
La danza de los espejos.
Del cielo hacia afuera.

Su espíritu de manos.
Sus pupilas de tierra.
Su piel de frontera.
Son dones que el tiempo.
Grabó a fuego.
En su cuerpo.



"¿Quién dijo miedo?
Claro que no, muerte.
Yo abarco todos los presentes.


Soy el imán de los pliegues de reyes.
Guardián de la palabra primera.
La que en mi puño encierra.
Lo que Pandora niega.
Lo que tierra esconde.

Yo soy quien ordeno a las sombras.
Que se acuesten desnudas de lluvia.
Que olviden los nombres."

lunes, 1 de noviembre de 2010

Eternity.

Infinito es un porcentaje.
Océano es un interludio.
Tormenta un estornudo.
Horizonte un espejismo.

El cielo un alunizaje.
De pupilas en mi oficio.
De enfocarte.

Desde cada gota de mi alma.
Desde cada vestigio de mi cuerpo.
Que se inventa.
Y experimenta a cada segundo.

El ascenso.

Del inmenso palpitar desde este centro.
Que es mi estigma.
Mi deseo de ti.
Desde mis dedos.

Je T´aime.

El cielo en exclusiva.
La luna, frontera inédita.
Un portal de ti.
Una ribera.

Las palabras,
Contornos intangibles.
Satélites impredecibles.

Porque tu eres única.
Y diferente.
A cada palpitar de los instantes.
Que sobrevuelan tu fragancia.
Tu perfil.
Tu exuberancia.

Tu escudo de planetas,
Tu eterno transitar por mis letras.
Que suicidan los envites.
De la mortalidad que no es tal.
Desde mis venas.

miércoles, 27 de octubre de 2010

El ocaso de Don Quijote.


Un hilo de sangre corre por su frente.
Peor es la herida de su mente.
La vida viene a espadazos.

No se detienen las manos.

Que apuntan.
Que señalan.
Que abusan.

De ese anciano.

El yelmo le viene grande.
Ya no hay Sancho que aguante.
Este verso de vida.
Esta locura sincera.
Esta mañana sin guía.

En el horizonte el molino.
Desafiante.
Con su recortada en la mano.
Apuntando a muerte.
Sin restos de humanidad en los brazos.

"Andamos faltos de locos."
Dice el músico de la esquina.
Mientras observa la lucha desigual, de Don Quijote.


Contra el mundo de prejuicios.
Que azota.
Que corta.
Que encasilla y mata.
Al que no es igual.



Ni tan siquiera le dieron la oportunidad.
De contar una batalla.

lunes, 25 de octubre de 2010

Sangro, luego escribo.


A veces me pregunto.
Miro al cielo, y sacude los hombros.

No sabe.
No quiere.
No tiene.

La respuesta de mi.
Que yo ansío.
Que yo busco.

Y me miro.

¿Quién soy?

Se suceden las edades de mis manos.
En un guiño de horizontes.
Vuelan los momentos.
Golpeando los cimientos de mis venas.

¿Quién dijo fronteras?
No las tenía con tres años.

No quiero inventarlas ahora.
Cuando me faltan las horas.
Cuando me sobran los Dioses.
Cuando me baña la Aurora.


Yo sólo quiero encontrarme.

En un desglose de mis piernas.
En un camino despoblado.
De la ira de los condenados.

No me interesa el conflicto.
Ni las armas de palabras.
Ni las lenguas viperinas.

Yo sólo vine a mirar a los ojos.

A presentar mis respetos.
A las musas que me visten.
A los labios que venero.

Yo solo quiero.
Querer a sangre y a verso.
Y si después de eso, me señalan.
Aquí dejo mi espada.
Que hagan metáforas con mis dedos.

domingo, 24 de octubre de 2010

Be Free.


El talento viene a cuentagotas.
Todo está inventado.
Dicen los pusilánimes.

No apuntéis con las pistolas de paredes.
Yo soy vida que se mueve.

¿Me veis?

No pretendo ser defensor de los míos.
Sólo el que destape a primavera.
Relatos que no leíste.
Canciones que dejaste volar.
Metáforas que no te tocaron.

Se está mas cómodo citando a los clásicos.

Pero yo no me arrodillo ante nadie.
Porque los versos de mis padres.
Son tratados de esperanza.
Poesía sin diques.
Cúspide de palabras.

Que yo viví.
Que yo lloré.
Que yo sentí.

Sangre de mi sangre.
Savia de la savia.
¿Por que encerrar las palabras?

Intenta mirar mas allá.
De lo que tus párpados abarquen.
No te subyugues a época.
No te mates a versos.



VIVE.

sábado, 23 de octubre de 2010

Happy Helloween.


Un coro de sapos desentona.
A medianoche.
En el horizonte de la charca.
Dos faros.

Un coche.

La noche viene enrarecida.
¿Será que llueve sal?

Una pala.
Y en el maletero una mujer amordazada.

En la radio a media asta , la voz de Iker Jiménez.
Y los muertos de las tumbas afinando los discursos.

Sangra a distancia la luna.

Los árboles desafían al destino,
apuntando al asesino.
La muerte espera en la cuneta.
Maldiciendo su trabajo.

Abre el maletero.

Las manos sanguinolentas agarran el brazo.
A punta de pistola, ordena:
"Arrodíllate, Perra".


El tiempo dibuja paredes.




Cerraba ya los ojos, apretando los dientes.
Cuando "algo" irrumpió el espacio.
Absorbiendo la noche.

Una voz decadente.
Fría.
Resumiendo en un eco sobrenatural.
Todas las cavernas de la mente.


Fue un instante.
Un delirio.
O quizás un augurio.


De que ni los muertos aceptaban el homicidio.



Epílogo:

Ante tal aparición, el asesino en cuestión emprendió la huida.
Cayendo barranco abajo de aquella noche, y de la vida.
Tres días después encontraron su cadáver.
Mientras su alma se la repartían, los cuervos de las tierras baldías.

A minuto de tu cuerpo.


El tiempo.

Siempre responsable.

De la mueca del atardecer.
Del binomio de astros.
Del desajuste de estaciones.
Entre mi suelo y tus nubes.
¿Que hacer?
Organizar una partida.
De sintagmas nominales.
De tus puntos cardinales.

Y derramar metáforas en jet lag.
Para que recorran tus lunares.
De cada pòrción de ti.
Que es tuya.
Desde mis labios.

viernes, 22 de octubre de 2010

In the Morning.


Arde el rincón de los desastres.
Capitulan las sombras.
Agarradas a las esquinas violentas.
Muere la carta abierta.
Del techo del suelo.
Y un nuevo cielo.
Abre las ganas.
Cerrando los miedos.



Sonríen las persianas.
Se baten en duelo las almohadas.
El eco de tu ombligo se propaga.
Yo te contemplo, desde mis restos de sueño.
Abres los ojos.







Comienza la mañana.

GOD IS ON THE T.V?


Afilan los cuchillos.
La sangre se presagia.


Las miradas vienen incendiadas.
El verbo descompensado.
Sin rastro de las manos.
Escondidas.


Sustantivo hipotecado.
Esqueleto de palabra sin sentido.
¿Acabamos contigo?


Déjanos un prime time de tus pupilas.
Mientras diseccionamos el cadáver del momento.
Hoy toca un artista.
Mañana un torero.



Permitenos mostrar nuestro salero.
Mientras a micrófono abierto.
Nombramos princesa, a la mas pobre del pueblo.




Suicidio de metáforas.



En la recámara se pudren los recuerdos.
De la sobremesa que un día hubo.
Cuando la palabra era palabra.





Ya sólo se escuchan los gritos.

sábado, 16 de octubre de 2010

Bullying.


Música.

En algún lugar de la vida.
Suena.
A pesar del encierro de pizarra.

No hay tizas de colores.
Ni pentágrama sin dolores.
La palabra entra a golpes.
Por la puerta de salida.

Sin noticias de Momo.

Detrás de las ventanas.
El día habla de otras cosas.
Hay libros volando a cuenta.
De los apuntes de imaginación de quien sueña.

Otras vidas.

Porque en esta.
Sólo conoce el dolor.
Y el látigo de la indiferencia.
La burla fácil.
El insulto.




¿Es tan difícil vivir libre?
El ya quiere ser adulto.


Ergo.


No llevo paraguas.
Ni cinturones.
Para los talones libres.

Aquí están.

Paris tiene la potestad.
De matar a sueño.
Pero dudo que pueda.
Dañarme si quiera.

Soy el guardián de la piedra blanca.
Piedra que cerrada en mi puño.
Alza la vida.
Vuela la tierra.

Soy parte del destino de un cruce de lunares.
Amor de siglos.
Perfume del aire.

Viento.

Primer centinela.
De lo que callan mis venas.
Junto a él.
Afino la cuerda del amanecer de mis letras.

Templo mi huella.
Y marco con ella.
¿Oleis mi sangre?

Cada gota es una derrota del tiempo.
Un argumento esgrimido.
Que se postre el destino.
He venido a morir a latido.



Que tiemblen los Dioses.

jueves, 14 de octubre de 2010

Doomed.


Minuciosamente.
Se tatúa.
Cada círculo del infierno.
En el cuerpo.

Es un ritual.
Un juego de recuerdos.
El triste comienzo de cada mañana.

Atrás queda una almohada de arena.
Una cama sin cielo.
El alma sin dueño.


La vida queda lejos.
Cuando el presente es un crepúsculo repetido.
Un racimo de puñaladas.
Una frente entregada.


A los rifles de la dictadura.
Al desfile continuo.
De la muerte consigo.

No hay paraíso conocido.
Ni futuro que albergar.
Cuando el viento sopla igual.
Un día, tras otro.

El futuro es un instante.
Un muro colindante.
Un desprecio repetido.

Una orden propagada.
Desde la caverna de los bastardos de la estirpe de Caín.
Que sólo quieren vivir.



Matando.

martes, 12 de octubre de 2010

Infinito.

Sobrevolé el fin de las edades.
Enfrenté a los cuervos del alba.
Reconstruí los cimientos del alma.

Negué al profeta.


Cambie los dictados.
Rompí los relojes.
Caminé a la siniestra de todos los Dioses.


Desmitifiqué a los Héroes.
Burlé la ira del Minotauro.
Vacié la laguna Estigia.


Jugué al ajedrez con la muerte.
La miré a los ojos.
La besé en la frente.


La gané la partida.
Y me perdonó la vida.


Que me queda.
Que me sobra.
Que me quema.


Si no es del lado.
De la llama.
Que me contiene.





Que me libera.

lunes, 11 de octubre de 2010

Banquero.

Cojea.
La tierra supura a su paso.
Como si el lado que mas apoya.
Condenase a las raíces al fin.

De la vida.

A veces lo grotesco da la razón a la literatura.
He aquí la maldad personificada.
Tantas veces dibujada.

Frente despejada.
Cuadrado mentón.
Viruela en la cara.
Y dos pintas blancas en la comisura de los labios.
Cuando habla.

En el bolsillo de la camisa el arma.
Primera.
Ejecutora homicida.
De cualquier brote de alegría.

Se siente poderoso cuando la empuña.
Y hasta un leve cosquilleo le recorre.
Cuando ante su víctima escoje.
El momento de asestar el golpe final.

No hay héroe que subyugue su frente.
Ni afrenta que dure.
Porque su espalda es coto privado.
De quien come de su mano.

El hijo, el vecino, el hermano.
Son peones del destino en sus manos.
Bajo su techo se descorcha el vino de los poderosos.
Y se niega el pan a los desfavorecidos.
Que somos nosotros.
Cuando en su casa hipotecamos el alma.
Y la vida.
Por tener un techo, que tape la herida.
Del cielo.
Que cae sin remedio sobre nosotros.

domingo, 10 de octubre de 2010

No a la pena de muerte.

No existe el cielo.
Tampoco el infierno.


Olvidemos los dogmas.
El porqué.
El cuándo.
La norma.

No hay consuelo teñido de sangre.
Ni pistola de flores.
Aquí.

La ley del Talión.
Es el talón fracturado.
Del argumento esgrimido.
Porque una muerte no devuelve la vida.
Ya perdida.

No se fabrica el futuro restando.

Ni es tan sencillo.
Aplicar el castigo.

¿Quién es el criminal?
Si argumentamos matando.
Si pensamos cómo y cuando.
Poner la cruz.
A quién creemos culpable.


Dioses seguros, nosotros.

sábado, 9 de octubre de 2010

Mi locura.

La cordura es un curso de mecanografía.
Un desfile programado.
Un postgrado en pretextos.
Una canción ya entonada.
Una distancia de todo.
Una variable de nada.
Un te quiero de misionero.
Un disparo sin nieve.
Un licenciado en ciernes.
Una metáfora enlatada.

Lo digo asomado.
A mi piano de palabras.
Después de regresar de tu cintura.
Y sabiendo que no hay otro estado.
Que esta locura.
Que me contiene.
Que se explica y me mantiene.
Abotonado a la premisa.
De tu boca.

Historias del Metro.

"Era el segundo vagón.
Yo era una humana consecuencia de un día difícil.
Siempre lo es , el primer día de trabajo después de las vacaciones.
Al cielo le sobró un crepúsculo.
Ya era de noche, cuando yo aceptaba la oscuridad subterránea........"

De vuelta a casa siempre hay un asiento libre.
El sueño ataca mis flancos, pero el continuo goteo de gente mantiene mis párpados erguidos.
Perdido en imágenes lejanas, miro sin ver.
Pero casi sin querer tomo conciencia del entorno.

Enfoco una cara.
Cómo el que evalúa a que atenerse, ante un dibujo desconocido.
Veintiséis años es la cuenta aproximada , el pelo suelto desbordado en los hombros.
Morena, de mediana estatura.
Pero al ajustar la mirada , algo no cuadra.
Los ojos felinos de pupilas dilatadas.
Orejas picudas.
Y con treinta grados de media, lleva abrigo largo por debajo de las rodillas.
Sandalias espartanas.

Siento un escalofrío.
Y escapo volando a mirada.

Pero me detengo en la siguiente cara.
Cincuenta y seis años, gafas de pasta.
Pelo graso, de estatura baja.
Camisa negra, corbata a rayas.
Pero no lleva zapatos, va descalzo.
Y en los brazos, una mochila desproporcionada.
Como si en su interior, llevara lo indispensable para sobrevivir ante un posible ataque nuclear.

Esto es insano.
Me muerdo las manos, con la esperanza de que yo mismo sea un pedazo de sueño.
Pero no despierto.
Y duele.


La tercera cara, pertenece a una anciana.
Apenas cuarenta kilos la contienen.
Pero lejos de estar encorvada.
Mantiene la mirada, mientras se agarra a la barandilla, con una fuerza desproporcionada.
Transmite una energía extraña.
Y me fija, como si el equilibrio del espacio-tiempo dependiera de su enfoque.


Quiero gritar, pero mi garganta es un refugio de arena.
Lejos, a tres vidas de distancia, un niño pelirrojo lee absorto una edición de bolsillo del Señor de los Anillos.





Yo sólo quiero llegar a casa.....

viernes, 8 de octubre de 2010

Dos cielos.

Las cuencas encendidas.
Volcanes las pupilas.
El pecho desangrado.
Relámpagos sin freno.

Mis manos.

Y tú desde tu cuerpo.
Desarmada de ti.
Inmensa.

Desvinculada del tiempo.
Que ya sólo sabe.
Rodar cuerpo abajo.
Desde tus brazos.

Hasta mi.

Se agrupan los orgasmos.
De recuerdos.
Que clasifican a estadios.
De tu labio.

Lo que la tarde nos debe.
Ahora.
Que estamos ausentes.
De nosotros.

Se ríen las sombras.
Y yo matando a pedradas.
La distancia.



La puta distancia.

jueves, 7 de octubre de 2010

Cinco.


I.

Quiero descoser las fracturas
los diques de tiempo
las persianas suicidas.

II.

Borrar el cielo
a golpe de verso
y cuando no quede nada,
saltar adentro.

III.

Morir será un instante
un cruce de luz
un igloo
en la inmensidad sorda de la distancia.

IV.

Renacer
será una frontera de piel
un ocaso de dudas.

V.

Y allí,
sin mas techo que tú,
cerrar los pliegues restantes
entre tu espalda
y la lluvia de instantes
que jamás podrán atraparnos.

domingo, 3 de octubre de 2010

NO.


No.
Es no.

No hay lugar a la duda.
No fuerces.
No inventes.
No tapes.
No tientes.

Al infierno de ti.
Que te sale por la boca.
Que se instala en tus pupilas.
Que desencadena.
Que rompe.
Que llena.
Cada nudillo.
Cada alarido.
De los instantes por venir.
Cuando quieras morir.
Mientras dañas.

No es no.
Recuerda.
La vida no es posesión.
Es inicio, mediante.
Es partida.
Juega tu parte.
Sin reclamar mas cuerpo.
Que el que se entregue.

No naufragues.
No lapides esperanzas.
Que por tus formas.
Por tu manera burda.
De entender el amor.
Destruyes y entierras.
Encadenas y cortas.
Arrojando los pedazos.
De lo que algún día.
Nació.
Sin ser reclamado.

Y si a pesar de todo.
Sigues con tu latido insano.
Con tu perfil de villano.
Hazte un favor.
Y corta la tierra.
Por donde pisas.
Desaparece.
Olvida.
Remienda tus trozos.
Y no vuelvas del purgatorio.
Quédate allí.


No vuelvas.

Despertar.

Un vaso.
En el fondo los posos.
Pelean por el modo.
De dibujarse.
De evocar instantes.

Mientras la palabra café.
Es mas que una palabra.
De tu mano.
De tu arte de dibujar espuma.
De inspirar aroma.
De latir despacio.
De parar el tiempo.

De destapar te quieros.
De la mañana inspirada.
Y de mi suspirando.
Por el ritmo de tus caderas.
Que se mueven.
Que se giran.
Que dibujan.
Caminos directos.
De mis retinas.
A ti.
De mi aliento.
A tu entrega.

Y que decir del mundo.
Sabio descarte.
En ese momento.
En ese instante.
En que todo comienza.
Y nada es mas importante.

sábado, 2 de octubre de 2010

Beso.

Podría definir el arte.
De desembocar a labio.
De sentir el aire.
Que se para en suspenso.
Entre dos espasmos.

Podría abarcar la tierra.
Que alinea a latido.
De vena.
De sangre.
De hoguera.

Podría usar las palabras.
Aquí y ahora.
Pero mientras lo hago.
Mi boca demora.
Asiente.
Libera.
Entona.

Y calla mas de lo que siente.
Mientras sube la temperatura.
De las memorias.
De cada camino.
De tu labio conmigo.

Besarte es apartar el todo.
Y desembarcar a puerto.
Sentir.
El resumen de mi.
En el perfil de tu cuerpo.

Limitar al tiempo.
Acortar espacios.
Navegar despacio.
Mientras al viento le llueven orgasmos.
De vida.
De sangre.
De siglos.
Resumidos en ese instante.


Contigo.

jueves, 30 de septiembre de 2010

The Beginning.

A K:

"Porque después de los indicios.
De las marcas en la piel.
Que no son lunares.
Nos queda la vida.
El te quiero continuo.
Y cada vida un nuevo amanecer.
Contigo"


Treinta y dos.
Es un cúmulo.
De notas.
En los márgenes de mis venas.
Es un camino vivido.
Conmigo.
Una constante pregunta.
Una respuesta frontera.
Y que pase el día siguiente.
Que no se detenga la espera.

De la vida.


Y si las sombras reían entre dientes.
Y las musas querian mi muerte.
Yo me levanté a cada solticio.
Como si el verso fuera el camino.

De todo.

Como si supiese mi frente.
Que detrás de la duda.
Estabas tú.
Siempre presente.

En tu rostro mi lado.
Y a cada lado de mi.
Tu.

El cielo tu mano.
Mi mano tu espalda.
El deseo.
Tu labio.
Mi labio.
Tu ropa.

Y sin pulso, se hallaban las horas.
Los relojes mudos.
Las olas alerta.
De tus mares, la vida.
De tus ojos, la senda.

domingo, 12 de septiembre de 2010

Ciudad Juárez.


Silencio.

Las estrellas refulgían bajo mínimos.
El tiempo se detenía en los desastres.
Y en mitad del callejón.
Él.

Flanqueado por las sombras.
Arrastrando sus talones condena.
Vomitando abortos.
De su ruina, la ruina.
De la muerte, su mano.
De su piel las desgracias.
De su palabra, el homicidio de la luz.

Innombrable.
Despojado.
De cualquier atisbo de sangre.
Frío.

Sus ojos, dos abismos de arena.
Que todo lo tragan.
Que nada se quedan.

Sus manos dos cicatrices.
De amputadas razones.

Sólo la muerte.
Sólo la muerte.


La luna sufría.
En los ojos de la víctima.
Que vencida por el miedo.
Hincaba las rodillas.


Existe el infierno.
De la mano del hombre.
Habita el crimen.
En el vientre de una ciudad, cegada por la desgracia.
Rodeada.
De almas sin dueño.
De dueños sin alma.
Que fusilan a diario.
Cualquier atisbo de esperanza.

sábado, 11 de septiembre de 2010

VIDA.


Vida.
Desde tus ojos.
Desde tus manos.
Desde la vida.

Que se dibuja.
Que se inventa.
Que te acaricia.
Que te alimenta.

En la quietud.
Del rio.
En el movimiento.
De los árboles.
Cuando llega el viento.
Y juega.

Y juega el tiempo
Con tu rostro.
Acariciándote.
Maquillando.
Cada estadio.

Y desde ti.
El mundo.
No es aparte.
Es un todo.
De agua y cielo.
Y en el medio.
Codo a codo.
Con la vida.


Vives tú.

domingo, 5 de septiembre de 2010

Miedo.

"Porque el miedo es un muro,
un límite que se aguanta,
como una enredadera obstinada,
a cada centímetro de ti.

Cuando es protagonista de tu vida,
es preciso enfrentarlo,
para no morir..."



El horizonte era un párpado semicerrado.
El aire venía amordazado.
No quedaba fuego.
Ni esperanza, sin cielo.
Las navajas recortaban distancias.
La pared era la última salida.
Irónica lápida.
Sin nombre.

¿Dónde están los héroes?
Pensó,
Mientras apretaba las mandíbulas.

Enfréntalo.

Comenzó a silbar.
Dando dos pasos al frente.
Su espalda libre de muro.
Y su miedo sintiendo miedo.
De él.

Destino.


Impaciencia proyectada.
Vida que transcurre.
En el ocaso de tus baldosas.
Y tú siempre atento.
A cada aliento.
Como si fueses el dueño de mi.

No lo eres.

Yo me debo a mi.
A mi latido.
A mi ruleta contigo.

Tú eres el producto de mis descartes.
Porque yo cuando quiero.
Te niego.

Y cuando lo hago.
Abro todos los candados.
De la historia que no me apunta.


Porque yo escribo mi sangre.
Y mi sangre es libre.
De causa y consecuencia.
Libre de atadura de tiempo.

Pero si hay un tiempo.

Un tic tac definido.
De labio sin postigo.
Eres tú.
Mi amor aparte.
De cualquier destino.


Que no sea contigo.