sábado, 27 de abril de 2013

1:01


Llevo un paraguas de medusa en este sueño.

Camino nenúfares
esquivando la luz que 
me arrastra hacia el fondo

En los márgenes
dos grifos se disputan
el último reloj

Duele 
mirarlos

La luna roza el perfil
del Fénix
que custodia el rosal, 
su belleza espanta las huellas
de Dios 

Soy
todo el color
que no pude reunir

La mano izquierda de Caronte
el idioma perdido de los hombres,
las alas del llanto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada