sábado, 1 de marzo de 2014

10:00

Hoy desperté como
si hubiese sobrevivido a la batalla
de Sekigahara,
la almohada y los brazos
llenos de sangre

sin duda sangro luego sueño
escribo,
no recuerdo lo que pasó anoche
quizás de una vez por todas
planté cara al monstruo
y no pudo conmigo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada