martes, 17 de junio de 2014

8:56

Recuerdo un viaje en coche
con mi familia,
mirando a través de la ventanilla
las líneas discontinuas
de la carretera

empecé contándolas
hasta que mi mente buscó
en otro lugar

observando a mis padres
me preguntaba
lo difícil que resulta encontrarse,
que de entre un millón de posibilidades
te guste una persona
y que justo a esa otra, le gustes tú

¿qué tipo de alquimia
había operado entre ellos?
¿cómo lo habían conseguido?

las hormonas dictaban
que yo quería encontrarme,
por eso mirando de reojo
para que no se percatasen,
ensayaba besos largos en el espejo
mientras esperaba una oportunidad

23 años después
la historia
no ha cambiado demasiado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada