domingo, 27 de noviembre de 2011

Estampa.

Madrid era un cruce
de versos,
una noche desbordada.

Una dama
que te robaba los labios.

Toda luces
y cientos.

Su cuerpo
era un destino abierto y prohibido,
la suma perfecta
de calles, teatros, historias.


Naciendo
siempre
a la memoria.

3 comentarios:

  1. Bueno. Muchas luces, sí.
    Algo vertiginoso, también.

    ResponderEliminar
  2. Preciosa estampa Eusebio, la memoria no descansa

    Un beso

    ResponderEliminar