domingo, 28 de julio de 2013

13:52

La luna es una puerta
gritan las grietas de mis ojos

Vuelo como un signo de exclamación
hacia la línea discontinua
de un paréntesis

Veo un columpio de cristal
mecido por el viento de septiembre

caigo en el agua,
intento incorporarme
pero mis pies resbalan
en el vano intento de alcanzar
las huellas de mi padre

¿ A dónde estás?
me preguntas, como si yo existiera

Cierro las manos y amanece ombligo,
con los puños apretados hacia dentro
escribo poemas a la muerte

La vida es el sufijo de este sueño
la posibilidad de un mediodía
o esa curva indescifrable
que agita la exactitud de los espejos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada