martes, 9 de septiembre de 2014

13:50

A veces peso más de la cuenta
como si el cielo descansara
en el vértice del idioma que suscribo

me cuesta hablar, caminar ciudades
el vuelo

me siento en algún año
y pasan los labios
como nenúfares octogenarios

no sé de dónde viene esta quietud,
esta falta de ritmo

ensayo fuego
canto, silbo
me relevo

otro yo coge las riendas
para decirte lo mismo de siempre:

"que el poema, este
sea una esquirla diferente
y germine en tu corazón
como una bestia salvaje"

Te lo escribo cagado de miedo y derrotas,
desde esta piel sensible a las revoluciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada