viernes, 14 de octubre de 2011

Damned Poet.

En cada rincón un latido,
baldosas de sangre
y de los puentes ni hablar.


Sólo.
Maldito.

Escribe en algún rincón
partituras que  vuelan
sin ritmo.

De los ojos,
la muerte
que viene a limpiar cada hueco.


De la frente
la vida.

Afina cicatrices mientras grita:

"Mi poesía es una gota de sangre
sobre un pozo de tinta.
Un viaje sin retorno, un aliento suicida.
Un cúmulo de soledades que no terminan de matarme.
Un escenario de aplausos.
Una cruz en el pecho.
Un dolor tan esdrújulo que no puedo encerrarme.
Por eso vuelo día y noche
mientras me quemo en las pupilas del olvido."

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada