viernes, 18 de abril de 2014

03:53

Nace
el amanecer
como una pregunta
gigante

el sol escucha mi silencio
y ofrece otro día más

la cama está triste
mi cuerpo es un satélite
que tiende a número primo

Alguna vez
fue deseado este cuerpo mío
por otro similar y distinto,
una mujer que se precipitó sobre mí
como un tren sin autopista de nubes

Ahora solo frecuento
la amistad duradera,
se acercan a mí
buscando eso

qué hermosa sinergia
cuando tienes cubiertos
los hombros

qué contradicción planetaria
cuando el instinto se revuelve
como un estómago
dentro del pecho

sabes de qué hablo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada