viernes, 25 de abril de 2014

7:06

Terrible
el amor
que nos corrompe

desorientando
la piel propia
dependiente
ya del otro

qué difícil encajarse
después de la fractura
sin perder el rumbo
de la realidad

cuánta violencia
en el contacto

qué difícil parar
el avance incontestable,
la degradación oculta
el reverso
de la huella o
punzón plateado
que nos destroza
por muchas alturas
que pongamos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada