miércoles, 14 de septiembre de 2011

Recuerdo.

Déjame que te acaricie a mi manera,
como si estuvieras.

Hoy es miércoles
y ni llueve,
 ni nieva.

El cielo sigue,
en ese juego de lámparas.

Yo sobrevivo,
pero a veces los huesos que me subrayan
sufren el tacto hueco
de la memoria.


Y dejo de ser
siendo
un reflejo entre siluetas
de sombras chinescas
que fueron.

2 comentarios:

  1. Los recuerdos nos llegan como un reflejo del pasado,
    un placer leerte.
    feliz semana.

    ResponderEliminar