sábado, 7 de enero de 2012

Eternal Sunshine of the Spotless Mind.

El estómago
era el destino
final.

El último acorde
de un cielo 
a medio invierno.

Yo quería 
ser Jim Carrey
y perder la memoria
para luego
luchar desde dentro.


Labio
a mano,
cada pauta
de tu pelo.


Resistiendo
al vacío
del tiempo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada