domingo, 8 de enero de 2012

Quiero bailar.

No sé 
lo que resultará
de este
conflicto de idioma.

Entre el presente expuesto
y el futuro
incierto.

Quizás mañana vuelva. 

Pero hoy
no estoy
por mas que la mañana
se ofrezca.

Por mas que describa
a plena voz
el diámetro
de tus piernas.

No me engaña
el sol
de rayos de sal.

No me quema  los
ojos
que no tengo.

Tampoco me mata
la 
luna.

Aprendí
de los gatos
a guardar la garganta.


Como ves
he terminado
siendo acorde inmortal
del pentagrama
que nos recuerda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada