lunes, 16 de abril de 2012

La asombrosa historia de un Hombre Gato.



Su amor
se coló
por el hueco
del único 
alfiler
que existía.


Hay milagros
que son leyes 
de Murphy,

-pensó-


125 almohadas
después,
el viento
hizo el resto.


La luna
volvió
y con ella
las ganas
de maullar, 
recuperando
sus otras 
6 vidas.

2 comentarios:

  1. El amor siempre tuvo algo de felino... qué mejor que ser gato-hombre para sobrevivirlo?

    ResponderEliminar