martes, 16 de agosto de 2011

The Unforgiven III

Si no eres capaz de quererte o caminar,
desprenderte de tus cristales.

Si no te permites reír o llorar,
ni volar.

Ni rozarte las alas,
mientras cazas estrellas cercanas
de un cielo tan tuyo.

Si no terminas de vivir
y mueres cada noche a tus ojos.

No puedes.

Enfundar las pistolas,
si a cada hora
te apunta(s) a las sienes.



Perdónate,
si quieres
quererme.














No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada