martes, 20 de noviembre de 2012

0:00



Es el piano un juego de pétalos
donde cada caricia es una huella de 
tus pies descalzos,
la única manera que tengo
de poder dibujarte, todavía

La única forma de decirte todo esto
que de otra forma no podría

Puedo conjugarte si quieres 
como si no existiera mas verbo que tu boca,
cediéndote todo el patrimonio de mis palabras

Tú que eres mujer y musa,
tú que caminas de un extremo 
al otro de mis sueños

Tú que gobiernas el deseo
de mi cuerpo rendido 

Tú, 

bella siempre
como el último 
incendio de la madrugada.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada