jueves, 22 de noviembre de 2012

21:02

Me gusta agarrar el micrófono como acariciando
el frío,
es la muerte y yo la caliento, la equivoco
la utilizo

Utilizo a la muerte
en cada garganta, en cada verso que desnudo
y me arropa
ante la inmensidad del vacío
de enfocarte sin que estés aquí

ni aquí
ni en ninguna parte ya,
solo te supongo,
solo te recito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada