jueves, 13 de enero de 2011

The dump man


Criminal eres.


Aunque no te manches las manos.


Con tu traje pulcro,
con tus dientes blancos.


Con ese aliento que huele a caramelo de menta,
que nunca tragas,
por si la bilis acumulada revienta.


Con tu Blackberry repleta,
de contactos que contactar,
de vidas que subyugar,
a tu ritmo.


Nunca te detienes.


En tu agresión constante,
en tu personalidad malsonante.


Porque suenas mal,
al viento,
a la vida.



Eres un bastardo,
de la peor estirpe,
que me perdone tu madre,
que me perdone la tierra.


Que no te mereces pisar,
porque a diario,
condenas,
sin juicios sumarios,
a gente que no puede defenderse.




No trafiques con sangre,




no mates los sueños.

2 comentarios:

  1. Felicidades por tu blog y tu magnífica poesía.
    Un saludo.

    ResponderEliminar