sábado, 18 de junio de 2011

XVII

Desnudos,
sólo el aire
que libera ventanas.

La sabana olvidada,
tu cuerpo a rayos
de mis manos.

Te deseo,
aún a tientas de mis sueños.


Te busca mi boca
que a labio se pierde
entre tus pechos.


Siento tu aliento
que me envuelve,
que me llama
hacia ti.


En ese momento,
en que tu sexo asume
el incendio
de la llama que nos late,
entre ráfagas de nosotros.

2 comentarios:

  1. Bello poema, felicidades.
    Salud
    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
  2. Me alegra mucho que te guste, Francesc.
    Abrazo grande.

    ResponderEliminar