miércoles, 9 de marzo de 2011

Gran Circo Mundial.



En el infame mundo de las sonrisas,
llora el pájaro
y no porque le falten alas.

La realidad es otra,
se siente atrapado por la vida en cuadro
de esta carpa cubierta.


Sobrevive agazapado
entre islas de equilibristas,
mientras abajo,
mastican  redes
un grupo de payasos caníbales.


Mejor llorar,
que ser alimento.


Y saltan los peones
aros en llamas,
mientras el domador
habla de realidades desenfocadas.

( No se dan cuenta de que el fuego ya no quema )

"Yo sólo soy un pájaro
pero quiero voz y palabra,
de nada sirve mi canto
si nadie es capaz de escuchar,
ni escuchar(se)."


Sólo se mueren despacio, 
saltando.

5 comentarios:

  1. El eterno circulo de poder y sometimiento...
    feroz, pero no invencible.

    besote grande, poeta.

    ResponderEliminar
  2. Hola, Eusebio, te vi como seguidor de un blog amigo y decidí visitarte, me pareció muy bueno tu espacio, así que voy a quedarme por aquí como seguidor.
    Si tienes ganas, te invito a pasar por el mío.
    Un saludo desde Argentina.
    Humberto.

    www.humbertodib.blogspot.com

    ResponderEliminar
  3. La constante lucha de vivir y sobrevivir, me gustan tus poemas cuando hablan de amor y me encantan tus poemas cuando reivindican, como en este caso que a través de esta similitud circense se concentra la vida misma de tantas y tantas personas en cualquier ambiente cotidiano, la lucha por ser libremente.

    Eres genial Eusebio, un beso

    ResponderEliminar