miércoles, 21 de diciembre de 2011

First Night Ever.

La noche dejó de ser,
siendo
un acorde 
un adjetivo
un sueño.

Sólo existíamos,
como las dos primeras 
letras del alfabeto.


En la calle era viernes, 
la luna en su sitio, 
las calles sobrando.


Después de nueve horas de avión, 
después de tus labios, 
de tu voz a mi oído.

Después de tu piel 
a mi piel, 
mucho después.

Cuando el sol se acercaba,
me diste un beso en la espalda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada