miércoles, 28 de julio de 2010

El homicida del tiempo.


No me busques.
He roto los relojes.
No puedes.
Soy el homicida del tiempo.
De mis ruinas.
Abrí la tierra.
Separe los cielos.
Asumí derrotas.
Perdone mil bocas.
Me despertó la muerte.
En cada agonía de cielo.
Escribí a sangre.
Vomite los hierros.
Quedan pocos cimientos.
Se los llevó la marea del desaliento.
No me esperes.
Porque no aparezco.
Pero si quieres.
Yo te invento.
Mis puñales despuntarán el viento.
Y de una brecha del tiempo.
Desbordarás hermosa.
Llevarás mi estigma.
Naufragaras mi boca.
De tus ojos.
Me llevaré el reflejo.


Aquí lo dejo.

2 comentarios:

  1. Qué fuerza que transmite...hermoso poema !!! Es un deleite pasar por el blog y leerte.

    ResponderEliminar