lunes, 21 de febrero de 2011

Danger.

Llueve misterio.
En cada reflujo.
Del cielo.

En esta crisis de identidades.
De un mundo que rueda.
Por encima de las verdades.

Confinando a  cometas.
Al exilio de cuadrantes.
Tan distantes.

Que sólo penan.

Mientras se agotan las horas.
Entre recortes de trajes.
Que vestirnos.

Entre miedos que dotarnos.
Mientras  somos víctimas.
Del cinismo.

Barro.
En cada pupila.
Semen sin sangre.

Sangre sin sienes.
Sólo la muerte.
Campando valiente.

Entre cementerios de niños.
Que ya ni lloran.
Que ya ni sienten.

¿Dónde está el compromiso?

De cada uno consigo.

Es mas fácil que piensen otros.
Mientras cada pisada se pierde.
Entre la maraña globalizada.


De los dictadores del alma.

2 comentarios:

  1. Un placer leerte...

    Un poema crudo aunque sumamente bello...

    Saludos y hasta pronto

    ResponderEliminar